gallery/1426548398_facebook_circle-48
gallery/1426548415_twitter_circle-48
gallery/logo color ok
gallery/prueba 10

                

Cualquier persona ,mayor de edad, puede inscribirse en el Banco del Tiempo dirigiéndose a la Secretaría del Banco del tiempo.


En todos los casos se mantiene una entrevista con la Secretaría para explicar bien el funcionamiento concreto del Banco y las normas del mismo.

Las personas que se inscriben señalan los servicios que quieren ofertar, dentro de la disponibilidad que cada uno tenga y a la vez, marcan la o las necesidades que planteen, ya sean para resolverlas rápidamente o a largo plazo.

Por ejemplo, un socio se ofrece para tocar la guitarra pero sólo puede algún sábado por la mañana y demanda alguna pequeña reparación del hogar cuando llegue el momento y se le estropee algo.

O bien una persona que solicita que alguien recoja a su hijo/a del colegio algún miércoles, y ofrece sus conocimientos de informática, tiene libres dos tardes por si alguien le llama para hacer un intercambio.

Las posibilidades y los ejemplos son infinitos...pero hay que tener en cuenta que no se trata de trabajos profesionales sino de servicios de ayuda vecinal, nunca lo olvides. 

 

Si se pasa la entrevista de selección, se rellena la inscripción y se firma un reglamento de pertenencia al Banco.

Como nuevo/a socio/a del banco, se dispone de un talonario de tiempo para utilizar en el momento que solicita el tiempo de otra persona para algún servicio concreto que se necesite.

La Secretaria del Banco del Tiempo anota los intercambios y actualiza el saldo de la cuenta corriente de tiempo de sus socios/as.

Cada cierto tiempo se envía a cada participante el estado de su cuenta corriente de tiempo, junto al Boletín de los servicios que puede intercambiar y que va en aumento en función de los nuevos socios/as.

Además, contamos con diferentes actividades para conocernos como actividades grupales y reuniones mensuales así como otras iniciativas de dinamización.